viernes

El peso de la Brisa (rescate)

 

Lo que eres por dentro...Lo que no tiene forma



Vamos a guardar en la memoria la noche que nos amó de madrugada.
La cautela del alba en cada rasgo que toqué con mis manos aquél día ...


Es algo mas etéreo, mas concluyente y conciso. Como el té en la tetera , su silueta de humo, el ocre hirviente de sus aguas...
Es algo mas difuso si cabe que la niebla. Una insistencia propia de aquel que ruega hundido, arrodillado todo ante un dios que no escucha. El fondo de la taza esconde mariposas...
Es algo mas prolijo que se adhiere a su vuelo como un abstracto aspecto que se sella en el aire.
Es algo gaseoso que se funde en el tracto dibujando una huella, taladrando la piel.
Es la intangible hora sumida en el incienso de un sol naciente propio, impalpable a los dedos, el recuerdo volátil esculpido en el seso. Calígine frontera invisible en los besos.
Es eso que no dices, que se arrastra en el polvo, acaso lo que escapa cuando no te das cuenta.
La estructura del ánima que arrullé entre mis muslos y que amé en los portales de tus manos reginas...Aquello que no muestras...pero viene conmigo.
Eso que tanto amo...Lo que interno te habita, que no vive en los ojos.
Es lo que eres por dentro...lo que no tiene forma...



Leni

lunes

 


Abarca con tu pecho

mi pecho que se agita,

cómo una pluma al viento 

mecida entre tus brazos.

Ocúpame por dentro

vientre contra vientre,

que seas tú quién guíe 

los pasos y vaivenes,

ora raudo, ora lento,

exudando las pieles.

Que seas tú quién marque

las idas y venidas,

los tiempos, los embates,

el ritmo...con tus bridas.

Que seas tú mi aliento y

te inundes de mí,

cuándo tras el silencio susurres:

eres mía y yo grite que sí.


 




sábado

Destino

 


Una alstroemeria trae la calma.

Dichosa, abierta, 

abraza mi alma.


¿De dónde tu luz

si no te veo?

¿De dónde tu beso 

al que nunca llego?

Avanzo y regreso ,

mis alas pliego.

Mi corazón preso

de versos riego.

Incapaz el plexo

masón y ciego 

que en negro desierto 

su flor me salva.













domingo

 


Ambos somos tímidos.

Por eso cuándo encontramos el extremo de uno en el otro hacemos una bolita de hilo, de nieve, de sueños...

Y nos desenredamos sin pudor.

Su boca en mi pezón, la mía en su glande, su dedo en mi pelo, el mío en su lengua.

Y así pasan los días:

En y des (enredándonos)





sábado

 



Sé de otro mundo que me habita muy distinto del mundo en el que habito.

No me asustaron nunca las tumbas ni los huesos 

¿Cómo asustarme de aquello que me forma?

Siempre intuí que tras el hipnótico movimiento de cualquier ser , el mío propio se reflejaba , que desafiando las dimensiones , me preguntaba que sentiría esa existencia ante mí.

Cómo esa vez que ante una ameba supe flagelarme antes de escapar de su parásita naturaleza , no obstante , reconozco que me maravillé con su capacidad de transmutación y pensé en que esa característica es muy propia del ser humano. 

Sonrío...

Cuando soy ciprés mi forma es alargada, y si soy abeto soy también secreto... Y si soy olivo mi mano reverdece.

Porqué también soy árbol y nube, arroyo claro , medusa bailarina, pimienta y clavo

Manzanilla, caracola, ola y coral.

Flor y fruto, espina, pez...

Estrella marina que en el cielo alguna vez...se transformó en luna clara , en un sol hecha mujer.

Sé de otro mundo que me habita ... 

Dónde sólo yo me sé.






viernes

 


Diminuto pájaro caído

que abrazado a sus alas 

aún se esfuerza en extraer 

las balas con su pico.

Y de su hinchado pecho

estrellas musicales 

se acrecientan 

en notas que del lecho 

le arrebatan la inocencia .

Que tonto distraído,

en su elocuencia amaneció 

con el sol mientras cantaba.


Y se cegó vencido.













martes




Entre tu boca y mi boca hay toda una declinación de intenciones 
que nos nomina carne y nos evoca dioses, 
acusando la genuina entrega de nuestros cuerpos que se datan en la desnudez de un eclipse ancestral y , sin habla, madura entre nuestros pechos.

¿Acaso no ves los infinitos restos de vocablos que se desprenden de los besos cuando nos encontramos y sólo una sombra nos sobrevuela?

La nuestra...















sábado

Seis por cuatro (rescate)

 

Ella quería cantar un sueño de ojos abiertos.
Se compró un reloj con treinta horas para tener mas tiempo.
Pero el tiempo era el mismo  y

no sabía que hacer con esas seis horas que le sobraban o faltaban.
No sabía si sumarlas o restarlas. Así que se compró
también un diario seis por cuatro.

Cada cuatro días del reloj era un día del diario,
cada mes siete, ocho o nueve días,
cada año unos tres meses...
Ella siempre se guiaba por las manecillas del papel.
Así se ralentizaba todo, hasta los recuerdos.
Así se alargaba todo, hasta la esperanza...

Una mañana o tarde cualquiera,el universo se
confabuló a favor o en contra de ella y quiso jugar.
Sacó de su chistera un cruce de caminos y en una
rotonda de la vida volvieron a encontrarse.
Ella sintió como él la abrazaba con fuerza y deseaba besarla.
Como se aguantó el llanto y las ganas de inundarse en ese beso.
Frente a un café y después de una larga conversación y
un raudal de amor soterrado, él le confesó que desde que
se abandonaron apenas dormía seis horas diarias.
En ese momento ella supo que había cantado un sueño
dormido,de ojos cerrados. Se quitó el reloj, tiró el diario
y se olvidó de soñar.







Cuentan que él... jamás dejó de soñarla...despierto.




Paso de Silencio




No encuentro ninguna puerta
bajo este palio de incienso.
Hoy soy luna de saeta
Hoy soy paso de silencio

Se me agota la garganta
al mirarte así, desnudo
y por eso yo te juro
que me he de asestar la lanza.

Con cada espina clavada
en las cimas de tu frente,
me voy a hacer un collar,
un rosario irreverente
para poderlo llevar
amarraito a mi pecho

Ay¡ quien pudiera lamer
la llaga de tu costado
y el vinagre supurado
poder calmarme la sed


Así es el dogma de fe...
Darlo por hecho...



domingo

 

 

Has abierto una puerta y pronuncias mi nombre 

para que yo lo escuche en tu voz que comienzo a sentir familiar.

Tus dos pozos brillantes 

me observan atrevidos 

ingrávidos y negros 

tentándome a su mar.

Me lees al otro lado

sabiendo que es caricia 

el susurro que dado

atraca en el oído.

Que borra cualquier rastro 

de aquello que era ruido ,

que despierta el deseo 

de que se quede ahí.

Pidiéndote: así, más...

Pidiéndote: así... más.

Y apago cualquier otra luz 

que disipe tus ojos

porqué es en esos ojos 

dónde me voy a mirar...



 




miércoles


Que recorrer profundo 

se derrama dichoso.

Que orgía de colores.

Que estrellas, que de olores

embriagan este sol de mil sabores.

Dónde mis ojos yacen en tus ojos gozosos  de mirarme al mirarte.

Dónde mis brazos ramas te abrazan cómo llamas ardientes de tu abrazo.

Dónde el estallido de mis sedosas manos atienden la urgencia de las tuyas abriendo las pupilas de mi infierno.

La ternura infinita de mis susurros tiernos , nuestro aliento...

El brillo del deseo.

Ese alimento.

Que derroche de placer entre los muslos precede a la conciencia de saberte en esta primavera.

Que tan dulce fuego traes a esta pradera.

Que orgasmo torna en viento la brisa de esta fiera.


Así te siento.

Esperando el momento, el justo momento de libarme...





miércoles

 



De nuevo un quejido (desde dentro) empaña toda la habitación.

El búho abre los ojos, la vida baja el telón.

Los abre mucho , acechando en la noche mis vagos movimientos , en esta cama grande donde acuden los sueños y alguna pesadilla me abraza por la espalda y se ciñe a mi pecho soltando sin modales eléctricos fantasmas que deshacen el lecho y me talan el alma.

Es un miedo diáfano , una ansiedad profana la que me paraliza.

Aparece la nada...

Yo me abrazo a la almohada , a los dulces deseos que invento en la penumbra , a las sonrisas dadas, a las suaves palabras que en secreto me alumbran.

Es una guerra fría con un sudor febril recorriendo mi tronco, mordiendo mi raíz y todo en un segundo.

Yo decido dormir.

El búho centellea , me aleja de este mundo , me viste de Atenea , me arrulla entre sus alas y en sus ojos me hundo.





jueves

Todo es usura y remordimiento 

No hay libertad en los actos. 

Nada es aliento. 

Y sin embargo...

Busco un infinitivo sin verbo que se anude a mí pecho, una quimera,  un astro vestido de primavera, paloma que rendida ante mí llega como la blanca espuma, terciopelo de luna arribando las alas de mi carabela y esa bruma chocando en las aceras, entre las hojas de una lluvia que me cala el alma.

La calle hipnotiza cualquier recuerdo y lo pierde entre el gentío al que no pertenezco , es todo tan artificial...

A duras penas sobrevive un árbol entre tanta marea y me aferro a su tronco.

¿Cómo lo haces?

Y se aferra a mi tronco.

¿Cómo lo hago?

Todo es ahora natural.

Hasta las lágrimas.

Crece un musgo silencioso.

En los charcos las estrellas se reflejan.

El viento no borra aquello que fue dado pero si borra aquello que no tiene destino.

Ahora el bosque corea mi nombre y ningún lobo puede contagiarme de miedo.

No me salva mirar al cielo, sólo me salva cada miembro de mi cuerpo siendo consciente de estar vivo.

Solo eso, la pasión de saberme.

Ese impulso feroz de creer en que el mar puede partirse en dos para abrazarme y hacerme el boca a boca en la orilla.

Por primera vez.



Haevn/ the sea Symphonic Tales 


lunes

Llegas a mí como no hiciste antes.

Llegas y las manos me llenas

de la mirada que un día fue ciega.

Y las manos me arden,

y las manos se quiebran 

y tiemblan cómo un gorrión 

bajo la lluvia.

Tiemblan...

En cada trazo creo ver tus dedos

inventándome.

Tus dedos expertos creándome de

nuevo para que me vea,

para que no caiga.

Sujetándome.

Tus dedos...

Mi percepción pasea entre los ocres , en ese cielo en sepia que ha volado hasta mí desde tus ojos y que dicen más que tu boca, más que cualquier palabra,más que la palabra misma, dicen que el latido está en la tierra, en los cuerpos, en las miradas, en las voces.

En las voces que tiemblan...

En tus dedos que tiemblan ...

En la palabra que tiembla.







jueves

 He soñado que el mundo me abrazaba en su orilla y tu voz aplacaba su constante tormenta.

Me muevo silenciosa encendiendo galaxias por si alguna se asoma al alba de tus iris.

He soñado desnuda con tu árido cuerpo y dichosa he sentido en mi cuerpo la vida revolverse de espuma.

Que una risa furiosa , lasciva y atrevida corría las cortinas para seguir amándonos.

Que en mi árbol frondoso se esparcían tus flores.

Que sin ser sueño el sueño 

me has tenido en tus brazos.


...


Me has soñado esta noche.








martes

 Me gusta el color del aire que no se ve pero que trae el recuerdo de aquello que un día fue.

Me gusta el olor de un beso que se quedó en ese aire que no se ve pero que trae un temblor de lo que pudo ser.

El sabor de la piel que tanto amo y se quedó en el aire y se quedó en el beso que siempre es.





viernes

 Hay un extraño desastre que corroe mis entrañas y rodea de caos todo lo que palpita.

Sólo una mariposa se ocupa de su vuelo como si no me habitara, ajena a la brújula que orienta la mirada hacia ninguna parte.

Escucho el aleteo que me inflama hasta el alma y me canta de besos llevándome hacia ti.

Un húmedo goteo me penetra preciso con su canto sonoro.

Casi lloro.

Ya en el norte se posa mi pupila engañosa y en el sur ya la rosa  esparce de rocío al tenaz colibrí.

Ya al este están tus manos abrasando las simas y al oeste mi pelo celebra jubiloso esta danza febril.

Mi gemido es un mantra atado a tu elefante , a tu alfa auditivo anudando mi beta, a tu cálido arroyo derramado en mis alas, a tu suelo preciso , a tu ser, a mi casa.











 


Tendida en el corazón,

la sombra de tu presencia,

que no es huella ni es esencia,

que se escapa a la razón,

que me aborda el cuerpo entero

y me anula la conciencia

cuando nazco, vivo y muero

en esa, tu otra dimensión

Dónde pronuncio un "te quiero"

y mi alma se confiesa.

¿Como pedirle a los ojos

que borren esta pasión

al tenerte así, tan cerca?

¿Como contener la pluma

y la tinta donde mojo

estas letras sin sentido?

¿Que enajenación es esta

cuando te siento conmigo

y soy más libre que nunca

sabiendo que soy tu presa?