sábado



Mezo mis rezos
Los codos cruzados rezan nuestros nombres
Nunca los pétalos de la luna dibujaron mi sexo
tan ungido de tus oraciones que en forma de gemidos
imploran mi cuerpo...
Y en esta trenza dorada tan solo hay una cábala:
El esplendor de tu libro 
orando todas mis hojas...






2 comentarios:

Meulen dijo...

bello poema
tiene ese sentir que anida en cada ser ...
abrazos!

Marian. dijo...

Llenánse los sentidos,
Con los latidos de tu expresión,
Baile de copas rotas,
Entre los tintes y aromas
De un Ribera de Duero
Que adereza el fuego lento del sonreír.
Magnífico como siempre
Tu bello escribir.
Un abrazo inmenso y un beso
Desde el otro lado del mar.